fbpx
Es sábado por la tarde y decides dar un paseo por tiendas y algunas mueblerías, es momento de encontrar esas piezas claves que aún faltan en tu hogar.

¿Ya visualizaste el momento? ¿Te suena familiar? ¿Alguna vez estuviste en esa situación?

Si respondiste si a alguna de las anteriores quiero ahora hacerte una cuarta pregunta con trampa:

Cuando vas de compras a esos lugares: ¿sabes a dónde estás yendo?

“Al visitar una mueblería estas yendo de compras al pasado.”

Y ya estoy escuchando las voces que me acusan de incoherente (palabra elegante para decir loca de remate) y las caras de la gente perplejas de asombro ante mis declaraciones extravagantes.

Antes de que me juzgues sin piedad dame la oportunidad de explicar mi punto.

Vamos a imaginar la historia de un mueble de línea que se vende en una mueblería comercial:

Al visitar una mueblería estas yendo de compras al pasado.

Día 1.

Había una vez una fábrica de muebles. Esta fábrica tiene que decidir que diseño va a fabricar y en qué materiales y colores. Así que contratan los servicios de un profesional que se dedica a eso y este les presenta varias propuestas.

Este profesional tiene que hacer una investigación de mercado, definir que estilo, que se usa en ese momento y cuáles son los acabados que puede usar para las ideas que tiene en mente. De ahí comienza el diseño y la elaboración de las maquetas virtuales.

Luego los representantes de la fábrica deciden cual diseño van a producir, y hacen cálculos de costos, de tiempo, de recursos. Montan la logística necesaria para el suministro de las piezas, la elaboración de los moldes de corte, probablemente hagan un prototipo para evaluar diferentes aspectos y hagan más ajustes, hasta que finalmente el mueble sale a línea de producción.

Allí se cortan las partes, se ensamblan, se da acabado, se supervisa la calidad, y se empaca.

Otro departamento de la fábrica negocia los pedidos y se asegura de tener el stock.

Los muebles se embarcan para llegar al destino, si adivinaste, la mueblería que tú estás visitando en este momento. Pero falta más.

Llegan y ellos primero piensan en la exhibición, las promociones, y la estrategia de venta. Calculan el precio público y lo dan de alta en el inventario.

Y finalmente el mueble sale a la venta. Listo para que tú lo veas.

Y finalmente llega el día de hoy cuando tú estás ahí, tomando la decisión de compra.

¿Sabes cuánto tiempo pasó desde el día uno de nuestra historia y el presente?

En algunos casos… ¡años!

¿Sabes qué significa ese tiempo en términos de vigencia del estilo de esa pieza?

Que para el momento en que tú la veas ya estará obsoleta, o en el mejor de los casos viviendo la lenta curva del ocaso existencial.

Y eso no es lo más preocupante de toda esta historia. Cuento esto porque muchas veces las personas reciben confiadas la asesoría del personal que atiende las mueblerías tomándola como consejos de diseño interior.

Y no descarto la posibilidad de que muchos de ellos sean realmente buenos consejos. Pero si analizamos la situación fríamente, es lógico pensar que el interés del personal de una mueblería es vender lo antes posible el inventario existente. (mis amigas que son dueñas de mueblerías para pedir ver rodar mi cabeza después de esto.

Por eso escribimos este post a modo informativo, para que puedas tomar buenas decisiones de compras.

Antes de salir de paseo a encontrar ese mueble que necesitas, piensa en cuál de estas dos opciones estás buscando:

¿Vas a la caza y pesca de una oferta o una pieza que tal vez este en el espacio para resolver una necesidad de Dzmientras tantodz? ¿Estás dispuesta a cambiar ese mueble en muy poco tiempo en caso de que no sea el estilo adecuado?

O ¿necesitas estar bien informado de las últimas tendencias en diseño, materiales, colores y acabados para asegurarte adquirir un mueble que perdure en el tiempo y luzca actual en el contexto de tu decoración por la mayor cantidad de tiempo posible?

Si estás más identificada con la primera opción, seguramente puedes continuar tu paseo muy relajada. Tu enfoque está en encontrar un muy buen precio.

Pero si te identificas más con la segunda opción, es momento de encontrar ideas y recibir consejos de los expertos en tendencias: los diseñadores de interiores.

En esta página siempre estaremos compartiendo esa información y tú puedes elegir que estilos se adaptan más a tus necesidades y detectar que piezas son las clave para comprar dentro de los últimos dictámenes de la moda.

Suscríbete para aquí estar siempre al tanto de las novedades.

Me encantaría saber tus comentarios y opiniones, ¿me escribes aquí debajo?